Cría de caballos Pura Sangre de Carrera Metileo - La Pampa - Argentina E-mail: laoracionsrl@yahoo.com.ar

miércoles, 8 de abril de 2009

6- Como instalar un haras de SPC

Como instalar un haras de SPC

Como instalar un negocio de haras o crianza de caballo sangre pura de carreras y no morir en el intento.
Hace ya algún tiempo mis amigos de los foros en que he participado se comunican vía e-mail y siempre me formulan la misma pregunta, la cual sintéticamente es la que se esboza como título.

Yo sólo puedo relatarles mi opinión personal, la que puede dejar mucho que desear; en lo personal nos ha ido muy bien, tanto en resultados como en rentabilidad del capital invertido. No sé si a Ud. le servirá lo que yo hago; aquí les cuento el cómo lo hice en mi caso particular. Que tenga suerte.

Punto de partida -Las futuras madres

El punto de partida de todo haras, son las yeguas, NO EL PADRILLO. Ahora bien, cómo elegir una buena yegua?

En Argentina al igual que en todo el mundo, existe lo que se llama Stud Book que lo regentea el Jockey Club. Allí, como la palabra lo indica se lleva el libro de registro del Stud o libro de haras o si lo quieres más sencillo, allí es donde se registran todos los animales que están en el país y los que ingresan del exterior y/o se van al exterior, como así también los nacimientos y defunciones de todos los animales que tienen esta raza.

Este organismo nacional (ES UN REGISTRO PUBLICO DEL ESTADO, COMO EL REGISTRO DE AUTOMOTORES) también –en Argentina como en cualquier lugar del mundo- lleva registrado las carreras que se corren, en los 3 hipódromos más importantes del país; Palermo, San Isidro y La Plata y quién las gano, quién fue 2do, 3ero etc.

Hay varios tipos o categorías de carreras. Las Grupo 1 (G1) –que son las mejores en orden de prioridad- las Grupo 2 (G2), y las Grupo 3 (G3) luego vienen los Listados (L) y por último las carreras comunes, en ese orden.

Dentro de ellas también se formula una división entre las que son carreras de potrillos y potrancas, como las que son de 2 y 3 años, 4, 5 y más y se produce una diferencia entre ganadores y perdedores, por donde las ganadoras de 1 carrera corren en grupo con las ganadores de 1; luego los ganadores de 2 con ganadores de 2 y así sucesivamente, de tal manera que uno que haya ganado 5, no se le permite bajar a correr con los ganadores de 1.

Es muy difícil –no imposible- para quien recién comienza con un haras, adquirir una yegua que haya ganado carreras de G1, G2 o G3 inclusive listado (L) -ésas normalmente las adquieren los haras que ya están instalados y que pueden pagar las altas sumas que se cotizan estos animales-; quien recién comienza -por lo menos así lo hice yo- arranca con yeguas que hayan ganado carreras comunes.

Genéticamente ¿hay diferencia...? NO; NO ESTA PROBADO QUE UNA YEGUA QUE NO HAYA GANADO, NO PUEDA DAR UN HIJO GANADOR DE G1, G2, G3 o L, ETC.; sin embargo así se lo sigue haciendo. Simplemente quiero relatarte una anécdota, Somethingroyal, la madre de Secretariat uno de los caballos mas formidables de todos los tiempos y ganador de la triple corona en EEUU, era PERDEDORA. Lo intento varias veces, y no pudo ganar.

No obstante eso, estadisticamente esta demostrado, que las yeguas que han tenido mejores performances en el poste de llegada, a los 2 y 3 años, han sido las mejores madres. Ahora bien, tambien han surgido ganadores clásicos de yeguas NO GANADORAS. El ambiente las considera EXCEPCIONES a la norma.

No obstante ello, cabe pensar que este requisito es una cuestión que hasta se podría resumir como publicitaria y comercial. Hacia eso debe aspirar el novel criador si quiere vender en el futuro su producción en buenos precios, pero para arrancar el haras, con las yeguas comunes alcanza.

Lo mismo cabe referir de yeguas que no hayan corrido, pero que genéticamente tengan un buen pedigree; esas también sirven pues al futuro adquirente de sus hijos, siempre le va a quedar la duda de qué hubiera pasado si su madre hubiera corrido; duda que él disipa si sus ancestros son de importante calidad.

Desde nuestro humilde punto de vista, primero buscamos performance a los 2 y 3 años. Luego ponemos énfasis,  en la conformación física de la yegua, intentando que ella no traiga aparejada defectos físicos que pueda en un futuro trasmitir a sus hijos. No obstante se acota; el animal DE CONFORMACIÓN PERFECTA NO EXISTE; todos algún detalle tienen; lo que se debe intentar, es que tengan la menor cantidad de detalles y/o que el detalle que tiene, pueda ser perdonable.

El tercer requisito es el pedigree. ¿Como analizarlo?

De todas las carreras diarias se vuelcan a la computadora los ganadores y de ese listado en forma anual, y surge quién es el padre y quién es la madre y por supuesto quién es el abuelo materno.

Con ésto, todos los años desde siempre, se hacen 2 estadísticas fundamentales; la de padrillos y la de abuelos maternos. Esto es en todo el mundo igual. Quiere decir que para quien va a arrancar con un haras, sería bueno que la yegua que va a instalar para reproducción, sea hija de un semental que figure en la estadística y de un abuelo materno que figure en la otra estadística.

¿Se puede iniciar un haras sin que se cumpla ello…? Poder se puede, pero no se debería; es por una cuestión estrictamente comercial; será muy difícil vender las crías y si se logran, los precios que se obtengan serán muy inferiores y muy probablemente no alcancen a amortizar el capital invertido.

Ahora bien, dentro de la estadística, ¿en que puesto debería estar el padre y el abuelo materno…? Todo depende lo que esté dispuesto a gastar. Solo le digo ¿quiere vender su producción sin problema?, yo dentro de lo que mi presupuesto me permitía apliqué en algunos casos, el siguiente método:

Lo ideal, o sea el Norte que debe guiar a todo criador, es que el padrillo figure no más allá de los primeros 15 puestos, al igual que el abuelo materno de la futura yegua. Pero eso cuesta caro; de allí que los hay quienes inician el proceso con animales que están entre el puesto 50 y el 100.

Todo lo que el criador tarde en arrimarse a preñar con sementales ubicados en los puestos 1 al 15, será lo que demore en mejorar la rentabilidad de su negocio. De estas palabras NO DEBE ENTENDERSE que criando con animales que no cumplan ese requisito, no se podrá obtener un campeón. La genética es impredecible y cuando menos se lo piensa y se lo espera, surge una excepción a la regla, pero Ud. intenta montar un negocio, con el cual si bien pretende divertirse, también intentará que sea rentable para no cansarse y abandonar.Entonces como síntesis de lo dicho hasta aquí, se debería adquirir yeguas que sean ganadoras de 1 o de 2 carreras comunes o que no hayan corrido, pero de buena genética. ¿Se puede iniciar con yeguas perdedoras…? POR SUPUESTO, pero los precios que se obtengan de sus potrillos serán inferiores.

Si se quiere ser más exquisito, se debería buscar yeguas cuyas familias maternas estén dando constantemente ganadores, y en especial ganadores de grupo; ello va en función del dinero disponible a invertir.

A veces lo ideal no está dentro del rango de lo posible económicamente.

El padrillo:

El criador que recién se inicia NO DEBERIA TENER PADRILLO en su haras; todo lo contrario; si quiere que su negocio avance rápido y seguro, adquiera servicios de padrillos que hayan demostrado que trasmiten su carga genética de éxito; ello surge de la estadística de sementales; allí figuran sólo los que trasmiten, y los que están en los primeros puestos –por ej. del 1 al 15-, trasmiten con mayor seguridad que los que están en los puestos más alejados –del 50 al 100-.´

En nuestro haras hemos buscado padrillos que además de congeniar genéticamente con nuestras yeguas y figurar en la estadística de padrillos, también figuren en la estadística de abuelos maternos, ya que con ello se juega una doble posibilidad, pues si nace una hembra, se la puede guardar como futura madre.

Una vez que Ud. logra incorporar una hembra que es hija de un semental de los mejores –ubicados del puesto 1 al 15 - y su madre es hija de un semental que figura como abuelo materno entre los mejores –ubicado en el puesto 1 al 15 – debería préñela con padrillos de punta –ubicados del 1 al 15-.

Si cumple con estas pautas y cría bien el negocio debería funcionará sin problemas; es muy difícil que sus hijos no se vendan a muy buenos precios en las subastas nacionales. Esto es lo ideal, lo que todo comprador busca y paga por ello.

Cuando uno arranca, no comienza con la excelencia, de allí que se puede comenzar con animales que estén un poco más alejados en las estadísticas, por ej. entre el 50 al 100. Pero siempre se debe tener en claro que cuanto más lejos esté, menos precio se obtiene por los productos, y la cría de pura sangre, si bien es un arte, también es un negocio y como tal, tiene que ser rentable, pues si no se abandonará enseguida.

Cuando ya haya avanzado y se encuentre firme, recién allí piense en un padrillo para su haras, pero se reitera, no es de vida o muerte contar con él.

La genética:

Como se ve he dejado esto para el final, pero no porque esté en ese lugar, ya que para nosotros es muy importante, pero verá que es la síntesis de los dos casos anteriores.

¿Qué animales figuran en los primeros puestos de las estadísticas? LOS QUE GENETICAMENTE SON SUPERIORES. No tenga ninguna duda.

Y aquí ya nos metemos con las formas de cruzamiento con las diferentes teorías que hay al respecto y que Ud podrá tomar, como la del Factor Rasmussen, o la de los Nicks o la de los Inbreedings, linebreeding, etc. etc.; esto ya es para que el criador profundice más el negocio; pero lo básico es lo que se acaba de expresar.

Dr. Ricardo Daniel Rodríguez Salto
laoracionsrl@yahoo.com.arharaslos4candados@yahoo.com.ar

No hay comentarios:

Archivo del blog

Seguidores